jump to navigation

Decepción, profunda decepción. 29 enero 2010

Posted by Lucerillo in Nacional, Personal, Política, Regional.
Tags: , , , ,
3 comments

Corrupción

Hoy, una vez más en la radio (bendita sea) he oído como un interventor de la Generalitat, que formaba parte de un equipo de auditores de cuentas, es apartado de sus funciones por robar dinero público. Además, el locutor, relataba indignado cómo el Conseller Castells (de Economía) explicaba hace un par de meses que estaba siendo investigado y que colaboraría con la audición del Palau. Además el locutor, más indignado cuando recordaba eso, comentaba que ese hombre tenía como pareja la hija de uno de los principales acusados del desfalco y que podía haber destruido pruebas importantes para un caso en el que, ni es necesario ni interesa que se sepa la verdad porque hay muchos personajes políticos implicados en esta desviación de fondos.

Mientras escuchaba como él hablaba sobre cosas que a todos nos enfadan (y no entendemos cómo pasan), pensaba que eso solo hace aumentar la decepción en los políticos que los ciudadanos tenemos. Lo que no entiendo es cómo pretenden que confiemos en alguien que engaña, roba y sólo se interesa por si mismo y por sus “amiguitos”.

¿Pero qué pasa aquí? ¡Están jugando con nuestro dinero!. ¿Porqué no se hace algo efectivo para encerrar a estos ladrones que nos han robado?, ¿Acaso que es tolerable que unas personas roben el dinero de 40 millones? y, ¿no se supone que un político está al servicio de la ciudadanía?

Sí, se supone. Ese es el problema, que se supone y no se cumple. Los políticos casi exigen que les tengamos una fe que es imposible visto las noticias que salen cada día y para hacer un pequeño recordatorio diré por ejemplo… “Caso Gürtel“, los “trajes de Camps“, la “corrupción en Marbella” y las “dos tardes de economía para el Presidente Rodríguez Zapatero” y así una tras otra.

¿Esto da seguridad?. Ni mucho menos. Da miedo por saber qué están haciendo con el dinero que invertimos todos en el Estado.

Por otra parte, considero que un Gobierno tiene que ser una especie de “cumbre” de especialistas. En el Ministerio/Conselleria/Consejo de Sanidad, por ejemplo, mejor un enfermero que un médico (los enfermeros suelen estar más cerca del paciente). En Educación, mejor un profesor que un abogado. En Medio Ambiente, mejor un ambientólogo que un abogado. En Economía, mejor un economista que no un abogado. Y así sucesivamente. Un Gobierno necesita gente especializada, que pueda opinar y actuar rápido en las crisis, que proponga cosas efectivas y reales para la población. Pero no. Se promueve el “amiguismo” y el “mamoneo” que es, fundamentalmente, la esencia de la clase política de nuestro país.

Tristemente es sabido que hacer “el egipcio” (poner una mano delante y otra detrás) es mejor que pensar en quien te ha votado, que es quien te mantiene en el poder y quien ha confiado su derecho en ti, para que defiendas sus intereses y beneficies la comunidad. Pero no. Un político entregado a la población se daría cuenta que un café (solo, sin más) cuesta 1,05-1,20€ (media taza de café porque, además, no la llenan). Un político preocupado por la economía y por las pensiones promovería la natalidad y no como ahora, que dependeremos de los inmigrantes para subir la natalidad (y encima, como sube se lo anotan como si fuese un logro, cuando las mujeres españolas no tienen hijos porque 1. Primero necesitan trabajar. 2. No hay políticas suficientes para combinar maternidad y trabajo. 3. No le interesa al Estado, porque debería dar ayudas de un dinero que no tiene.) Así que, su “brillante” idea es subir la edad de jubilación, así la población estará más envejecida, tendrá menos recursos y más necesidades, pero por lo menos trabajaremos todos más (excepto ellos). Genialísima idea, sí señor. Me gustaría conocer a la cabeza pensante que propuso eso.

He oído a un economista (por la radio, obviamente) que decía que la medida le parecía bien, porque las empresas se aprovechan del sistema de pensiones para prejubilar a los 50 años (cuando a una persona le quedan aún 15 años de actividad). Bien. Pues se trata de IMPEDIR eso. No de subir la edad de jubilación, ¡por Dios!, que después de 40 años trabajando sin descanso, no hay que añadir dos años más (que después de 40 años no vienen de aquí, ¿no?) se desea descansar por el servicio prestado al Estado y a la Comunidad.

Simplemente, decepcionante todo.

Y después quieren que tengamos confianza.

Anuncios