jump to navigation

La polémica del hiyab 3 mayo 2010

Posted by Lucerillo in Nacional, Personal, Regional, Uncategorized.
Tags: , , , , , ,
1 comment so far

Hace unas semanas llegó de nuevo una polémica hasta la opinión pública, motivada por una adolescente española de fe musulmana que se quería poner un hiyab. Es un tema que ya está muy visto y, por suerte o por desgracia, siempre hay alguien dispuesto a meter baza en el asunto. Tanto los denominados “buenismos” cómo los más “fachas” esperan otra cuestión espinosa como esa, para poner en relieve lo malos que son los puntos de vista de los demás y lo buenos -y justificados- que son los suyos. Es un debate estéril que, en vez de aportar nada en claro, solo hace que embarrar aún más lo que el “populacho” puede llegar a pensar.

Nos metemos en el asunto. Sobre principios de abril de 2010 una chica española de origen marroquí llamada Najwa Malha (Ah! Ahora que lo veo: queridos periodistas, ¿os habeis olvidado que en España existen dos apellidos?) no pudo ir a su instituto por su decisión de llevar el hiyab, o velo que cubre el cabello, típico del Islam. Ante la desaprobación de su padre, presidente del Centro Cultural Islámico de Pozuelo de Alarcón e imán de la mezquita local de Al Gohfran, que le instaba a esperarse. A pesar de todo, quizás en un acto de rebeldía adolescente, quizás en un acto de convicción en su fe, se puso el velo y fue al instituto. Y el centro, en el que está prohibido el uso de ropa provocativa y llevar la cabeza tapada (ya sea con gorras, gorros, pamelas o hiyabs), le vetó la entrada. Normal, ¿no?. El problema surge cuando el llevar el pañuelo signifique para ti que tu religión te guste y vayas a un colegio donde no permitan tener la cabeza tapada. Hay miles de formas de demostrar que tu religión te gusta, que es la más-mejor y la más válida. Una de ellas (como muchas otras), colaborar con las instituciones donde está representada tu religión. Bien podría haberse metido la chica en la asociación que su padre preside a dar clases -estilo catecismo cristiano romano- a los niños, sobre el Corán… o a participar en campañas solidarias con la Media Luna Roja. A pesar de todo, ahí está la libertad religiosa de la que gozamos en este país que no prohíbe llevar ni burkas, ni hiyabs ni chadores ni obliga a llevar ropa occidental (a pesar del claro significado de imposición y sumisión de sus ropajes y en la que, Corán en mano, opina la actitud de las mujeres que no los llevan cómo indigna, libertina y provocadora).

Prendas Musulmanas

Tipos de prendas que pueden llevar las mujeres de fe musulmana http://uriarte-net.blogspot.com/2010/04/hiyab-ninas-y-la-hipocresia.html

Siguiendo con el caso que nos ocupa, al ver que Najwa no podía asistir al centro, parte de sus compañeros de clase acudieron con la cabeza tapada, razón por la cual, también fueron expulsados. La Junta Escolar  se reunió de urgencia para poder llegar a una solución al problema y, por mayoría, se decidió que no se iban a modificar las normas para que ella pudiese asistir a clase. Cómo se dice vulgarmente “o todos moros, o todos cristianos“. Puedo suponer porqué el instituto negó la entrada de la chica con el velo, quizás pensó que dar su brazo a torcer para que ella pudiese asistir como mejor le pareciese podía sentar precedente a los demás alumnos que quisieran ir con una gorra a la escuela (por ejemplo).  Así que, Najwa entró en una depresión, estuvo hospitalizada y se le buscó otro instituto donde le permitiesen ir con su hiyab. Encontraron otro centro, a un kilómetro de distancia de su casa. Pero este último cambió sus normas en el último momento. Najwa tampoco pudo entrar en ese centro. Aunque, personalmente, no sé cómo acabó su batalla, distingo en su actitud dos variantes: seguramente, mucha fe en su religión, pero también cabezonería adolescente. Aquello que todos hacemos por llevar la contraria a nuestros padres. Realmente, en su caso, nadie la obliga a llevar o no llevar velo pero está claro que si quiere hacerlo debe respetar según qué normas de nuestra sociedad. Normas de conducta que hoy le han impuesto en su colegio pero que en un futuro le impondrán en órganos mucho más importantes.

Realmente, su caso se convirtió en una causa para todas aquellas chicas o mujeres que, tanto siendo obligadas como no, deben o quieren ponerse el hiyab.

¿Obligación y sumisión o libertad y fe? Dos caras de una moneda, difíciles de ver y de detectar. Porque por miedo una persona es capaz de mentir y desmentir lo que se diga.

Ni el mundo occidental, ni Europa, ni el mundo islámico se pueden permitir no tener una relación sana. – Cristina Gallach

Nota: Disculpad la confusión entre la palabra hiyab y yihab.