jump to navigation

De cómo se puede existir con los toros. 16 diciembre 2009

Posted by Lucerillo in Curiosidades, Nacional, Personal, Política, Regional.
Tags: , , , ,
6 comments

Últimamente, en Catalunya (la comunidad donde, por suerte o por desgracia, vivo) cada vez hay más polémica sobre una tradición muy arraigada en este país y que, por tener raíces españolas, no se ve como propio. Estoy hablando de los toros, y por defecto de las corridas de toros.

Para poder analizar bien el problema que surge de dicho evento, hay que irse atrás en el tiempo, más exactamente a la antigüedad, donde ya los romanos utilizaban uros (toros primigenios y ya extintos) para que los nobles los pudiesen matar como muestra de su valentía y su capacidad guerrera. Más adelante, en la Edad Media, se empezó a forjar el toreo tal y como se conoce hoy en día, apareciendo los “picadores” que eran nobles, con el privilegio de matarlo y los capotes, utilizados para distraer al toro. Aunque el toreo moderno, se puede ver a partir del S. XVIII y más adelante, en 1723, cuando el Rey Felipe V prohibió torear a caballo.

Bien, toda esta explicación viene, porque el Parlamento votará, estos días, una ley para prohibir la práctica del toreo en Catalunya. Una vez hemos entendido que esta práctica tiene cientos de años (y no únicamente 200) no podemos decir que sea una fiesta o un espectáculo de creación reciente (a lo que, en este caso, yo catalogaría como “reciente” algo con menos  de 100) y con lo que entendería esa prohibición. Estamos hablando de fiestas que se celebraban desde los romanos, y aunque el antepasado del toro de lidia, se utilizaba principalmente para matar cristianos, no hay que olvidar la otra parte de la función de ese toro: demostrar que el hombre que se enfrenta a él tiene valentía o que la persona que torea ha pasado de ser un niño a ser un hombre.

Puedo entender desde luego, que para los tiempos que estamos, el sufrimiento del animal a la hora de ser toreado es cruel y además es inhumano, está contra los derechos de los animales y trata al toro como un objeto con el único objetivo de divertir un público expectante (y que paga por verlo). Cabe decir que estoy en contra de matar a los toros en una plaza para gozo y disfrute de los espectadores. Pero estoy a favor de que los toros sigan dando espectáculo y maravillando al mundo con su porte, pero sin sufrimiento. La radicalidad en los dos sentidos bulle hasta convertirse en una olla candente. Hay que saber ver los dos lados del problema.

No se puede prohibir, así, de buenas a primeras un festejo como ese con tantísimos siglos a sus espaldas y (para colmo) dar la excusa de que eso no es catalán. No se puede prohibir una fiesta, un espectáculo que mueve tanto dinero, tanta pasión y que recuerdo a las personas a favor de la prohibición, ha conservado al toro salvaje español hasta nuestros días. Que el toro de lidia es la especie más cercana al extinto uro; que el toro salvaje español es un animal perfectamente adaptado a la vida salvaje y que puede vivir y vive en condiciones de libertad. Los criadores de toros bravos deben dejar a los animales que hagan su “vida” porque se necesitan sin mácula de domesticación, se necesita un animal, dentro de todas las posibilidades, salvaje para dar un buen espectáculo. ¿Entendeis ahora porqué es importante el dejar que los toros sigan siendo un espectáculo? Lo que no se puede permitir de ninguna de las maneras es que el animal sufra, como lo hace cuando le pican el lomo, le clavan banderillas y por último lo matan de un estocazo. ESO es inadmisible. Pero también es inadmisible el hecho de que por esa razón quieran prohibir el toreo. ¡Seamos más tolerantes, el radicalismo y los extremos nunca han llevado a ninguna parte! Hay muchas soluciones para el problema, el quid de la questión es si se quieren ver esas soluciones.

Puedes engañarte en ciertos momentos, vivir un mundo de sueños, pero un sueño no te dará nada.” – Rajneesh Chandra Mohan Jain

Anuncios