jump to navigation

¿Libertad o Israel? 3 junio 2010

Posted by Lucerillo in Internacional, Personal, Política.
Tags: , , , ,
1 comment so far

Lunes, 31 de mayo de 2010. Una flotilla humanitaria, llamada “Flota de la Libertad” y formada por 6 barcos, se acerca a Gaza para dar la ayuda que llevan en las bodegas a los palestinos necesitados (es decir, todos); entre la tripulación se encuentran muchas nacionalidades y profesiones distintas: eurodiputados, profesores de universidad, gente de a pie…

Embarcaciones de guerra israelíes atacan a esa flotilla y matan a 9 personas oficialmente (entre 14 y 20 según fuentes). Los soldados apuntaban a la cabeza de los tripulantes y argumentaban para el asalto, la existencia de armas en las bodegas, cuando en realidad, había otra cosa.

Las reacciones no se hacen esperar. Turquía, bandera que ondeaba en los barcos, retira su embajador de Tel Aviv cómo protesta ante el ataque y, entre Israel y Turquía empieza una crisis diplomática.

El martes, el portavoz de la embajada israelí en Madrid, Lios Haiat, en una entrevista concedida a Catalunya Ràdio, decía esto.

Conclusión: la flota humanitaria y pacifista en realidad era una flota llena de turcos integristas radicales islámicos que, con pistolas, cuchillos, barras a atacaron a los soldados israelíes que abordaban el barco en aguas internacionales, que siempre según el portavoz, no eran realmente internacionales puesto que en conflicto de guerra se convierten en israelíes (?). Según este diplomático, Gaza está bloqueada legalmente y por derecho de Israel, no hay crisis humana y ellos son los buenos (e inocentes, por creerse que la flota era pacífica) de la película. Las víctimas.

Pero, ¿realmente son víctimas?

Estamos de acuerdo que, desde el S.XV, la religión judía ha estado perseguida, temida e incomprendida. La ignorancia, base de toda leyenda, historia, miedo y dominio sobre los demás ha favorecido este hecho. Amargamente y, como guinda sufrida por los judíos, el exterminio en campos de concentración. No hay excusa ni perdón para todos aquellos que han perseguido y persiguen a alguien por el color de su piel, por la religión que profese o por el partido político que pertenezca. Nadie debería (aunque se hace) excluír a los demás por esta razón.

¿De dónde viene el Estado de Israel?

Israel, tal y cómo lo conocemos hoy en día, es el resultado de una ocupación ilegal promovida por el estado británico y la ONU sobre el 1947, partiendo el Estado Palestino en dos mitades. La parte árabe se negó a aceptar los acuerdos a los que llegaban la ONU, el imperio británico y la parte israelí de Palestina. Así, empezaron las guerras árabo-israelíes y la violencia que dura ya 50 años. Evidentemente, esto viene de mucho antes, de finales de 1800 donde las oleadas de judíos llegaron a Palestina y compraron fincas a las autoridades otomanas y terratenientes árabes. A partir del 1881, las oleadas de inmigración hacia Palestina coinciden con los picos de antisemitismo reinantes en Europa, así la población de judíos en Palestina, en un periodo de 50 años (de 1881 a 1933), pasó de un 10& a un 30%.

El Estado Israelí es fruto de las diferentes guerras y ocupaciones que en 50 años, se han producido. Por nombrar algunas:  La guerra del sinaí de 1956, el acueducto nacional (1953), la guerra de los seis días (1967), la ocupación del sur del Líbano (Primera Guerra del Líbano de 1982). Este país está en contínuo estado de guerra, por la ocupación ilegal de territorio palestino a sus fronteras, por su manía de encerrar con un muro de cemento la parte árabe, por  anexionarse Jerusalén sin estar en su derecho (puesto que esta ciudad es Santa tanto para los cristianos, como para los musulmanes y los judíos) y por encontrarse bajo la administración de la ONU y haber sido anexionada por una ley, la “Ley de Jerusalén“. La ONU, protestó ante este hecho que consideró que era una “violación del derecho internacional” e instó a retirar las embajadas de Jerusalén.

Así pues, es fácil ver porqué se ha llegado a este punto y entender, que no justificar, las acciones de un gobierno y, un pueblo, que se cree débil y desprotegido ante el mundo. Al fin y al cabo, desde mucho tiempo atrás, la religión judía y sus practicantes han sido perseguidos, asesinados, humillados. Están devolviendo lo que recibieron y ahora hacen justamente lo que a ellos les hicieron en el pasado.

Hasta que no vean la realidad, hasta que el pueblo no se de cuenta que los errores que cometieron con ellos se reproducen en la tierra que han ocupado, no habrá paz, ni acuerdos, ni respeto hacia los israelíes. Y volverán los odios contra ellos.

Flotilla de la Libertad

Flotilla de la Libertad. Imagen encontrada en RTVE.es

La guerra es el fruto de la debilidad y la necedad de los pueblos – Romain Rolland

Anuncios

Haití, destrucción y circo. 18 enero 2010

Posted by Lucerillo in Internacional, Personal, Sociedad, Solidaridad, Sucesos.
Tags: , , , , , ,
1 comment so far

El 12 de enero de 2010, el mundo queda horrorizado ante la verdad: los pobres, dentro de su pobreza, son los que más sufren las desgracias naturales (y las que no son tan naturales).

En Haití, el país más pobre de toda América, donde la esperanza de vida no llega a 57 años (en general) y donde hay más mortalidad infantil. Donde la educación obligatoria va de 6 a 12 años pero en la que, muchos niños no van a la escuela por falta de infraestructuras. El 80% de su población (9.776.206 censados en 2008) viven por debajo de la pobreza y de ese 80%, más del 50% viven en extrema pobreza, basándose así Haití, en una economía de subsistencia.

Un terremoto, de 7 grados en la escala de Richter, sacudió el país empobrecido. Donde sólo hay miseria, una desgracia como esta lo único que puede provocar es más miseria. En un país empobrecido, donde la criminalidad (extorsión, secuestros, etc.) y la violencia están a la orden del día, un terremoto de esta magnitud solo hace que agravar el problema: más violencia, más criminalidad y ahora con pillaje incluído.

Toda ayuda que se le pueda dar a Haití es poca, por eso desde aquí, este humilde blog y mediante mis palabras, quisiera hacer un llamamiento (aunque no original, sí necesario) para colaborar con la causa: ayudar nos cuesta muy poco, colaborar y solidarizarnos con los que tienen menos que nada a día de hoy no supone demasiado esfuerzo. Organizaciones como Intermón Oxfam, Comité Internacional de la Cruz Roja, Cruz Roja y Media Luna Roja y Cruz Roja Americana solicitan AYUDA URGENTE para los damnificados del terremoto. Si, por un casual, vuestras entidades financieras os cobran comisiones por la donación, podeis argumentar que la transferencia es para Agencia  Española de Cooperación Internacional en cuyo caso, se NO deben cobrar dichas comisiones.

A partir de aquí y hecho el necesario llamamiento a la población hispanohablante, comentar lo siguiente: el circo con el que programas de todo tipo de la parrilla televisiva española han hecho y hacen de las desgracias ajenas y, en este caso, de las desgraciada situación de los haitianos, me parece vergonzoso. Como dice El descodificador, “Haití es cool.” ¿Qué sabrán los programas del corazón de la situación de Haití? Haitianos, pobres entre los pobres. ¿qué sabreis vosotros, periodistas del corazón, del sufrimiento de esa gente?. Meteos con los que siempre os meteis, dejad el periodismo serio, informativos (aunque sin nombrar, también colaboran en ese circo), reportajes, etc. ser rigurosos con la información, ser objetivos e informar correctamente, sin alarmismos, sin sensacionalismos a la gente que realmente nos preocupamos.  Me parece tan vergonzoso el espectáculo que se ha montado, como que bajen a unos bomberos de un avión para meter a unos políticos (malditos oportunistas y carroñeros en busca de un desastre para hacerse la foto) que son los que menos ayudan. ¿Se manchan las manos, los políticos, para intentar salvar una vida entre una tonelada de escombros? NO. ¿Se ponen delante de la gente y empiezan a repartir comida? NO. ¿Montan los hospitales móviles y procuran que no le falte nada al médico? NO. ¿Pilotan los aviones para llegar a un aeropuerto devastado? NO. Ellos simplemente dan la orden “para“, y eso, perfectamente lo pueden hacer en sus poltronas. Dar golpecitos en la espalda intentando consolar lo inconsolable no sirve de nada. Sirve que toda la gente que pueda, voluntarios, ejércitos, todo el que no esté incapacitado, eche una mano. Eso sí se necesita. Eso sí sirve. Vosotros ordenad, que los demás nos apañamos.

Otra cosa, de la que me da vergüenza hasta pensar, es el perpétuo socorro que Haití siempre ha gritado y que, la Comunidad Internacional e incluso los ciudadanos de a pie, hemos ignorado o no hemos sabido escuchar con atención. Sí, ahí estaba ese país empobrecido, con una deuda externa asombrosamente alta para el país, incapaz de desarrollarse por si misma, con mínimas infraestructuras, con golpes de estado, con poca estabilidad política (ni vale la pena mencionar la económica), con gente extremadamente pobre… ¿nadie se dió cuenta de Haití? Hundido en la más profunda miseria, ¿nadie se fijó en Haití? Es por eso, por lo que me da vergüenza el pensar que ahora sí importa (y que todos se llenen la boca de lo triste y pobre y abandonado que está el país). Obviamente importa porque el país ha sido devastado, pero… si el terremoto no hubiese sido tan fuerte, si no se hubiese destruído el país entero, nadie le daría tanta importancia (maldita hipocresía del Primer Mundo). Aunque están bien según qué ideas, como la de perdonar la tremenda Deuda Externa de Haití o según qué acciones: Senegal ofrece tierras (o si son muchos, una región entera) a los haitianos que quieran regresar a sus raíces, Cuba, que a pesar de su no relación con EE.UU., le permite utilizar su espacio aéreo para llegar a Haití, o con EE.UU., quedándose en Haití el tiempo que haga falta. Aunque nunca es suficiente para el país, la ayuda internacional y la solidaridad de todos los países con más o menos posibilidades, hace que la decepción del género humano que hasta  ahora tenía, se vaya paliando. Aunque quisiera acusar, a Francia, del expolio sufrido durante el tiempo que Haití fue colonia y la mala gestión de los haitianos desde su independencia. El hecho que el presidente de Haití, pida que la ayuda sea a largo plazo, me genera una única duda: Si los países del llamado Primer Mundo hacen llegar esa ayuda, ¿cómo puedo asegurarme yo, colaboradora de esa ayuda, que ese dinero destinado a la reconstrucción del país no acaba en los bolsillos de cualquier maleante? (sea público o privado).

Mi esperanza y buenos deseos al pueblo de Haití, compartiendo sufrimiento, aunque evidentemente no comparable, en la distancia.

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.” Khalil Gibran

De cómo el “Alakrana” se puede convertir en un drama. 9 noviembre 2009

Posted by Lucerillo in Internacional, Nacional, Política.
Tags: , , ,
add a comment

Todos sabemos a estas alturas de la feria, que es lo que yo llamo  “Caso Alakrana

Os pongo en situación.

El 2 de Octubre unos piratas somalíes, secuestraron el atunero vasco Alakrana en el Océano Índico, con la intención de poder sacar algún beneficio (económico, claro está) a cambio de la liberación del barco y de los pescadores. Varios factores propiciaron el secuestro del pesquero, entre los más importantes:

  1. El hecho de que el atunero se hallase en aguas no protegidas, es decir sin protección militar, hecho que contribuyó al secuestro.
  2. El hecho que el ejército español tardase más de 30 horas (más de un día) en llegar a la zona del secuestro.
  3. El hecho que el barco se encontrase faenando, es decir con las redes echadas, cosa que facilitó el rapto.
  4. Las condiciones de los barcos españoles, sin protección a bordo, porque el Gobierno se niega a incorporar soldados en ellos.

Gracias a esto, los piratas se pudieron salir con la suya. Al cabo de una semana, el atunero seguía sin ser rescatado, mientras los piratas y el Gobierno empezaban las negociaciones para liberar a los pescadores. Pero, sin éxito. El ejército fránces y el español (representados por las fragatas “Germinal” y “Canarias” vigilaban de cerca el atunero. Y las familias, que tampoco reciben la ayuda necesaria por parte del Gobierno (ni autonómico ni central), se sienten abandonadas. Y esto es solo el principio.

Llevamos un mes con el secuestro y no se ha conseguido nada. Sí, se capturó a dos piratas, pero porque abandonaron el barco, no por otra cosa. Llevamos un mes y esto sigue igual. El Gobierno, los piratas dicen una cosa distinta cada uno. Entre tanto, la Oposición ataca al Gobierno sin aportar soluciones viables. Y además, todo el mundo sabe, vía vox populi, que cuando se requiere a la justicia española celeridad, puede ir demasiado lenta. (Ya se sabe: mucha burocracia, falta de recursos, delitos no producidos en suelo español…)

El Gobierno, dice que se está negociando con el Gobierno somalí para encontrar una solución al conflicto. ¿Nadie recuerda que Somalia es un país enfrascado en una guerra civil desde el 1988? ¿Con quién quiere negociar el Gobierno español, con un Gobierno en transición, con un poder relativo en un país fracturado y metido de pleno en una guerra civil por el control de los recursos y además, religiosa (puesto que una de las facciones, la UTI, contempla la Ley Sharia)? Mandos militares españoles apostaban por un abordaje al pesquero español, pero esta idea (que hubiese sido válida en países como Francia o Alemania) en España pierde valor por el hecho de “poseer en manos de la justicia” dos piratas, uno de los cuales se puso en libertad por no asegurarse su mayoría de edad (aunque más adelante comprobada)

Por su parte los secuestradores, primeramente pidieron 2,7 millones de euros para liberar a los secuestrados. Más adelante y visto que el Gobierno español no llegaba a reaccionar, amenazaron con desembarcar a 3 marineros del “Alakrana”; de nuevo, con la pasividad habitual, los piratas cumplieron lo dicho y llevaron a tierra a los hombres, que una vez allí, se sintieron amenazados por los familiares de los dos detenidos en España llegando incluso a temer por su vida.

Conclusión: Si no se hace algo, rápido, si no se desbloquea esta situación, esta situación puede acabar realmente mal.

De cómo las adicciones afectan a las personas. 5 noviembre 2009

Posted by Lucerillo in Internacional, Sociedad.
Tags: , ,
add a comment

He oído en la radio, esta mañana, que en China han prohibido el maltrato para los adictos a internet.

Primeramente deberíamos analizar con cuidado porqué una persona se engancha a (lo que sea). Influyen factores como la situación familiar, laboral, económica, sentimental… hay un sin fin de razones por las que una persona, habitualmente desesperada porque no puede huir de esa situación, se refugia en un mundo que sabe que no es bueno, pero que no sabe hasta que punto puede llegar a afectarle.

En cualquiera de los anteriores factores tiene que ser lo suficientemente grave como para que la persona adicta empiece a serlo. Con lo cual, trata de evadir ese problema por medio de un medio, valga la redundancia, que sea efectivo. Internet, es uno de esos, pero conocemos otros como el alcoholismo, la drogadicción, la ludopatía,… Todas gravísimas y con consecuencias terribles, a saber: grandes deudas, afecta a la salud tanto física como mental, destruye relaciones con las personas, con el mundo en general… cuando una addición llega a ser tal y empieza a agravarse (como es habitual) las consecuencias pueden ser peor: perder al mundo de vista. Implica no saber, estar pero no estar.

Las soluciones habitualmente pueden ser centros de rehabilitación, el apoyo de la familia resulta imprescindible para las personas que quieren salir del hoyo pero más que eso, el apoyo y la fe en uno mismo es lo más importante. Sí, la situación está mal, muy mal. Quien sabe si perderás todo lo que tienes. Pero… la pregunta que hay que hacerse es: ¿realmente vale la pena perderlo absolutamente todo (aún cuando la desesperación sea constante) por una adicción? La respuesta todos la sabemos.

Aunque China sea un caso especial (todos sabemos que precísamente lo que se llama democracia, no existe por esos lares) tengo que decir que aplaudo la decisión del Gobierno al tomar estas medidas que, aunque sean justas y no se vayan a cumplir, es un reconocimiento de que el problema existe.

Y como en todos los problemas, lo primero que hay que hacer es reconocerlo.