jump to navigation

De cómo el optimismo es importante para la vida. 15 diciembre 2009

Posted by Lucerillo in Curiosidades, Personal, Sociedad, Solidaridad.
Tags: , , , ,
add a comment

Son numerosos los estudios que dicen, que se necesita optimismo, una dosis diaria de “buen rollito” para alargar la vida y quitar el estrés.

Primero habría que delimitar el sentido de optimismo y su significado como tal, buscando en la RAE, encontramos que,

optimismo.

(De óptimo).

1. m. Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable.

2. m. Doctrina filosófica que atribuye al universo la mayor perfección posible.

Y según los psicólogos:

Característica disposicional de personalidad que media entre los acontecimientos externos y la interpretación personal de los mismos. Es la tendencia a esperar que el futuro depare resultados favorables. El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir.

Técnicamente, aunque dicho en otras palabras, son las dos cosas iguales: la capacidad de ver y de sentir las cosas positivas de una situación o una persona. Al contrario que el pesimismo, que solo juzga la parte mala, utilizando el optimismo pueden verse las ventajas de dicha situación.

La sonrisa, evocando a ese optimismo, procura a toda aquella persona aflijida un poco de “positivismo“, de lo que me gusta llamar, energía positiva. Y es que, a veces, no hacen falta las palabras para expresar un sentimiento o una muestra de apoyo, basta una persona y una sonrisa sincera. Por experiencia propia hablo, que esta sonrisa abre puertas y caminos, tranquiliza a la gente y hacen que vean la vida con un poco más de luz. Sí… comprobadlo y dad una sonrisa, en el autobús, a la clienta de la panadería o a la persona que cruza la calle; así porque sí. Y vereis el resultado. Pero debe ser sincera.  Hay que ponerle ganas. Una vez estás en el proceso de sonreir y ves cómo reacciona la gente, ya vale la pena hacerlo siempre. Evidentemente que pueden encontarse personas que no se dan cuenta o no quieren darse cuenta de los beneficios de esa sonrisa que reciben. O es que no pueden.

Si no pueden, la otra opción es hacer una buena acción, la “buena obra del día” que la llamo. Volved a hacer la comprobación y, esta vez, ayudad a un ancianito a pasar, o dejar pasar a una persona en una cola (de esas que solo lleva una cosa y hacen una cola de 5 personas cargadas hasta arriba de productos). El resultado es, gente contenta y agradecida y un sentimiento de alegría que se expande por el cuerpo, bienestar para vosotros y para la persona que recibe la acción. Y además de los efectos beneficiosos que producen las buenas acciones a corto plazo, también están la que son a largo plazo: una donación (monetaria, de tiempo, etc.), un compromiso (con una entidad o con una persona). Cuando una persona se da cuenta, que otra necesita mucho y no recibe nada, entonces el sentimiento de injusticia se alza y entran en juego las buenas acciones. Y cuando una persona termina después de un árduo esfuerzo esa buena acción, lo que piensa es lo feliz que se encuentra por ayudar a quien lo necesita y lo feliz que se siente por la otra persona, por otra parte, quien recibe se encuentra con su agradecimiento sincero, por preocuparse y por ponerse en acción ante una situación que por si misma no puede cambiar. Como pasa ahora con Almanaque Solidario. Tanto una parte como la otra se esfuerzan en unir objetivos, cumplirlos… pero la buena obra está ahí, se siente.

¿Veis? Felicidad doble. Y junto con esa felicidad, el optimismo, que alarga la vida y hace que todo sea mucho más fácil.

Anuncios