jump to navigation

¿Sin vicio ni beneficio? 25 enero 2010

Posted by Lucerillo in Cultura, Personal, Sociedad.
Tags: , , , ,
trackback

Tele

Habitualmente y, desde hace unos años, vemos los programas del corazón y del cotilleo, tipo Sálvame o DEC como una basura televisiva que no aporta ni cultura, ni un sano entretenimiento a las personas que la ven, solo escarnio, violencia (de ese tipo de violencia sutil que se dice con palabras y con gestos) y degradación de personas que podrían pasar perfectamente por la típica “portera” (con todo mi respeto) del edificio, que se entera de todo y que critica a todo lo que se mueve.

Los grandes acontecimientos de este tipo de programas indignos vienen a ser que XXX personaje se ha comprado una casa nueva en Honolulú o que dudan que el pecho de XXX sea de verdad o esté, en cambio, operado. Serían esas cosas que, hace 30 años (evidentemente no tan exagerado), se decía perfectamente de nuestros vecinos, de nuestros amigos e incluso de nuestros familiares. De un tiempo atrás a aquí, los programas basura han substituido progresivamente lo que vendría a ser el típico cotilleo sangrante de nuestros conocidos y han suprimido esos comentarios por otros, igual de sangrantes, pero referidos a personas más o menos públicas, con más o menos dignidad (considerando que salir en esos programas sea algo digno).

Comentando este hecho, en una reunión con unos amigos, llegamos a la conclusión que quizás sí, tenían algo beneficioso ese tipo de programas para la sociedad. No me malinterpreten, por favor. La idea es, que con esos programas, los cotilleos que llamo matadores (aquellos cotilleos que dejan a una persona a caer de un burro) se han reducido drásticamente. Hoy en día, se prefiere comentar qué le ha pasado a Karmele (por cierto, menos mal que NO ha pasado la selección, porque me daba más vergüenza que Chikilicuatre) que fijarse en la vecina del 4º – B. Pero, ¿a quién le importa la vida de esa vecina, si no es famosa?. Nadie la conoce, así que su vida no importa.

Si bien es cierto que, por A o por B, todo el mundo ha oído hablar de la Esteban y sus relaciones con Jesulín o de la famosa frase “Andrea, coño, cómete el pollo” o de su drástico cambio de cara (la caradura la sigue conservando), la mayoría de gente sigue a este personajillo  sólo por el gusto de criticar y de cotillear. Las desgracias ajenas siempre son más jugosas que las propias. La burla y la envidia hacia alguien relativamente público, mueven estos programas y facilitan la no intromisión de las personas que ven estos programas, justamente en la vida de las personas no públicas. O que son públicas, pero llevan una vida discreta y sin demasiados ornamentos. La diferencia entre hace 30 años y ahora está precisamente en lo que he remarcado frases atrás: la mofa se centra en un objetivo público.

Así que, ahora, ¿qué podemos decir de la televisión basura? Sí, sigue degradando (¿e insultando?) la inteligencia humana y, por supuesto, sigue siendo indignante ver cómo balbucean esos personajes (y cómo miles de personas lo miran, más o menos embobadas) pero, modificando sus horarios de emisión y algún que otro contenido, no creo que sea tan malo que estén en la parrilla televisiva.  Llegados a este punto, podría aventurarme a decir que puede ser beneficioso para la comunidad de vecinos cotillas y para el posible objeto de esos cotilleos, incluso, que existan dichos programas. Aunque tampoco creo que tengamos muchas más opciones: o eso, o cotilleo de conocidos. Y yo, personalmente, prefiero lo primero al fin y al cabo puedo escoger, o no, verlo.

La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural – Federico Fellini

Anuncios

Comentarios»

1. ¿Sin vicio ni beneficio? - 25 enero 2010

[…] ¿Sin vicio ni beneficio? ideasbajolalluvia.wordpress.com/2010/01/25/%C2%BFsin-vicio-n…  por gmail hace 2 segundos […]

2. Pilar C. Sánchez - 25 enero 2010

Pienso que el problema no es que existan estos programas, si no la expansion y repercusión que sufren. Este tipo de programas están para informar de los cotilleos, pero cada vez este mismo tema se trata en otros programas “oficialmente” informativos (Como puede ser el caso de Espejo Público). En ocasiones con algo de mejor gusto, en otras no.

Un saludo.

Lucerillo - 25 enero 2010

Buenas,

Primero, gracias por comentar en mi blog.
En este caso, no quiero incidir tanto en el problema que supone este tipo de programas si no la repercusión relativamente “positiva” que tiene en la sociedad. Es una característica que pasa desapercibida y que, por ello, me era necesario escribir, puesto que no es conocida y genéricamente estos programas no cumplen ninguna misión social ni cultural (que no quita que estos programas basura me parezcan exactamente eso: basura, pero eso es una opinión personal).

Que vaya bien.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: