jump to navigation

De cómo el terrorismo afecta a las buenas obras. 11 diciembre 2009

Posted by Lucerillo in Internacional, Política, Sociedad.
Tags: , , ,
trackback

La última noticia, de rabiosa actualidad, de la que me he quedado sorprendida (y no precisamente gratamente) es la del reciente (no más de unos días) secuestro de tres cooperantes españoles que iban de ruta hacia Senegal, cuando estaban en el camino entre Nuadibú y Nuakchot, esta última capital de Mauritania. Según los organizadores de este convoy solidario, montado por una asociación de Barcelona llamada Acció Solidària, la carretera que une esas dos ciudades es una de las más seguras y nunca han tenido problemas puesto que es una carretera construida recientemente y por ella transtitan muchos conductores que quieren ir dirección al Senegal.

Al cabo de unos días, llegaron las reivindicaciones sobre el secuestro: Al Qaeda en el Magreb lo hacía a través de un comunicado retransmitido al mundo gracias a Al Jazeera (Al-Yazira) , la televisión árabe más popular. Esta facción de Al Qaeda, es una de las más activas y más peligrosas en este momento, llegando a provocar la suspensión del rally Lisboa-Dakar en 2008 y como alternativa, llevándolo a Suramérica, concretamente a Argentina y Chile. Cabe añadir, que a parte de los cooperantes españoles secuestrados, también se encuentra en la misma situación un ciudadano francés y, por esa razón, tanto el Gobierno Español como el Gobierno Francés están colaborando para la liberación de estas personas.

El caso está, algo que encuentro surrealista pero que puedo llegar a entender, el porqué una organización ilícita y mundial como es Al Qaeda quiere implantar la ley islámica y pide la liberación de Al-Ándalus. Y no es difícil hacerlo.

Al-Ándalus era territorio morisco por allá el año 711 D.C. hasta el 1492 D.C.; casi 800 años de dominación sobre un territorio que les daba poder, fama, riqueza… Gracias a estos moros, el avance tecnológico que sufrieron las ciudades y las personas de la península fue muy importante para la época que se data y era una cultura abierta a religiones, cultura, formas de ver la vida,…, gente tolerante que buscaba solo el saber y la riqueza. Cuando en 1492, el Reino de Granada, último bastión de los moriscos, tuvo que dar las llaves de la ciudad el esplendor de antaño se convirtió en decadencia, los cristianos obligaron a los moros a convertirse o morir (literalmente hablando, claro) y fin de la historia. Evidentemente la historia está muy resumida.

En 1978, EE.UU.  y más concretamente la CIA, creó y entrenó un grupo terrorista islamista para combatir en la guerra fría contra la U.R.S.S., en Afganistán; los milicianos, fueron adoctrinados en la yihad, declarando la Guerra Santa a los infieles y deseando restaurar el Islam de tipo radical como única religión. Ahora bien, en 1993 cambió su orientación y empezó a planear la caída de los símbolos americanos, tales como la Torre Sears de Chicago, El Pentágono y la Casa Blanca en Washington D.C., la Piramide Transamerica en San Francisco, el World Trade Center  y el Empire State Building de Nueva York. Hoy en día, el objetivo de dicho grupo es recuperar los territorios perdidos de Al-Ándalus, y esparcir la fe en el Islam.

Lástima que esta lucha tiene muchos puntos negros y, aunque es así, hay que reconocer hasta qué punto los líderes pueden llegar a ser inteligentes.

Primeramente, el reclutar milicianos de familias miserables, aquellas familias que no viven, sobreviven son las que más arraigada tienen la estela de la fe. El fundamentalismo islámico está muy arraigado en esta gente que, como el término describe, sobreponen las leyes coránicas ante las leyes democráticas de cualquier país y aplicando literalmente el Corán. Así, se puede “entender” cómo llegan a juzgar a una mujer por adulterio, pero permiten la transexualidad: en el Corán, el adulterio está penado incluso con la muerte, pero no habla de la transexualidad (obviamente, es un libro que tiene más de mil años y no está adaptado a los tiempos modernos). Después, el entrenamiento de estos milicianos convertidos en guerrilleros y actuar mediante una “Guerra de guerrillas” evolucionada y adaptada a los tiempos modernos hace que la localización y captura de estos terroristas sea muy difícil. Por último y punto más importante, la analfabetización obvia de la gente favorece los extremismos, utilizando a la población. Evidentemente a los líderes religiosos no les interesa que sus fieles aprendan a leer, escribir o interpretar lo que tienen alrededor, pues esto supondría el fin de sus retahílas, llegando incluso a ser cuestionados.

Así pues, está claro que si yo fuese un líder islámico, reclamaría para mi lo que en un tiempo fue riqueza y poder, y es por ese motivo por lo que reclamaría Al-Ándalus.

Volviendo al tema que nos ocupa en este post, aunque no se sabe con exactitud cuales son las reclamaciones de los terroristas a cambio de los secuestrados, Al Qaeda en el Magreb tiene como función el recaudar dinero, así que se podría apuntar perfectamente a un secuestro monetario.

“Si juegas con una serpiente, lo más normal es que te pique.”

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: